Una rana de lluvia redescubierta en Quindío

Una rana de lluvia redescubierta en Quindío

Registro fotográfico de la rana de lluvia del Quindío hecho por el biólogo Cristian González Acosta.

Se trata de la Pristimantis alalocophus, una especie que llevaba más de 20 años sin ser registrada.

En el departamento fue redescubierta la rana de lluvia del Quindío, cuyo nombre científico es Pristimantis alalocophus, una especie de la que no se tenía registro desde hace más de 20 años, por lo que muchos biólogos e investigadores llegaron a considerarla extinta.

Cristian González Acosta, egresado del programa de biología de la UQ y quien labora con una empresa de ecoturismo especialista en hacer tures de avistamiento de aves, anfibios y reptiles, fue quien hizo el importante descubrimiento y en entrevista con LA CRÓNICA dijo: “La rana de lluvia del Quindío es endémica de Colombia, es decir, solo existe en el país y solo estaba registrada en Valle del Cauca, Risaralda, Caldas y Quindío, pero antes de este registro, la última vez que había sido reportada fue entre los años 1996-19797 en Palmira, municipio vallecaucano”.

Grupos de investigación de las universidades del Quindío y de Caldas habían hecho muestreos con el objetivo de registrar esta rana y otras más de las que no se tienen registros desde hace mucho tiempo. “Para estos trabajos visitaron localidades históricas donde se había registrado la especie, pero lamentablemente no tuvieron éxito, por lo que encontrar esta rana después de tantos estudios, muestreos, fue una felicidad muy grande, porque además muchos ya la considerábamos extinta”.

Resaltó que otro de los aspectos importantes del hallazgo de la rana de lluvia del Quindío, fue que el avistamiento se hizo en Filandia, una localidad en la que no se había registrado antes.

El lugar del redescubrimiento

González Acosta dio a conocer que esta especie fue encontrada en una reserva privada en el cañón de Barbas Bremen, propiedad de Juan Carlos Mejía, quien tiene un convenio con la empresa para la que trabaja para realizar allí avistamientos. 

“Desde hace muchos años, él viene haciendo esfuerzos en pro de la conservación y decidió cambiar las actividades agropecuarias por actividades amigables con el medio ambiente como el ecoturismo y ahora cuenta con una de las reservas más completas que hay en el departamento en cuanto a biodiversidad y muestra de ello fue el hallazgo de la rana Pristimantis alalocophus”, dijo el biólogo.

Esperanza con otras especies vs. Deforestación 

“Al ser una rana que por muchos se creía extinta, el poder encontrarla de nuevo nos da muchas esperanzas de poder hallar otras especies que creemos que están extintas. Nos da mucha motivación, a pesar de que el Quindío ha sido golpeado por la deforestación debido a prácticas agropecuarias, ya que, por ejemplo, a Salento y Filandia han llegado muchas empresas a sembrar monocultivos de frutales, pinos y eucaliptos, lo que causa un gran impacto en los ecosistemas porque se destruyen bosques en los que puede haber especies que ni siquiera se han descrito o que están esperando para ser descubiertas. Por eso nos da alegría que existan personas como el señor Mejía de Filandia, que están cambiando de mentalidad para pensar en la conservación y en generar zonas de reserva en sus predios”, manifestó González Acosta.

Impacto en la comunidad científica

El biólogo uniquindiano señaló que la investigación ha tenido mucha receptividad de la comunidad científica y de las personas del Quindío. “Nosotros publicamos el trabajo en una revista científica de Inglaterra llamada The Herpetological Bulletin y a partir de esa publicación recibimos muchos halagos por parte de la comunidad”.

Sobre la especie

Aunque sobre la historia natural de esta especie se conoce muy poco, González Acosta dijo que esta rana es de zonas cercanas a quebradas. “Es muy enigmática, casi no se han estudiado sus poblaciones, pertenece al grupo que se le conoce como ranas de lluvia, es nocturna y su particularidad es que en su etapa de reproducción no tiene fase de renacuajos como otras ranas, por lo que no depende de charcas, ríos o cuerpos de agua para reproducirse, pues ellas ponen sus huevos y de ahí salen los individuos ya desarrollados, eso las hace un grupo muy particular”.

Dijo que su género científicamente es Pristimantis y tiene alrededor de 592 especies. “Es el género vertebrado más diverso del mundo y es uno de los más exitosos del mundo, gracias a que no necesita una fuente de agua para sus huevos, solo requiere humedad”.
Relató que mide de 3 a 4 centímetros y como toda rana se alimenta de pequeños insectos, pero no hay estudios concretos sobre su comportamiento.

Un segundo registro

Cristian González Acosta dijo que el reporte de la rana de lluvia del Quindío se dio hace aproximadamente y solo se hizo sobre un individuo, “pero hace algunos meses, uno de mis compañeros de la empresa, que también es biólogo, en un tour de fotografía encontró otro individuo en un sector diferente de la misma reserva, lo que aumentó nuestra la alegría, porque creíamos que solo estaba en el lugar donde la encontramos, pero este nuevo registro nos da a pensar que tal vez esté por todo el cañón.

Afirmó que hasta ahora no han encontrado huevos ni visto más individuos, pero esperan poder hacer más muestreos y obtener más datos de su historia natural y así poder hacer planes de manejo y de conservación para esta especie.

LA CRONICA DEL QUINDIO