Tokio: comienza el relevo de la antorcha olímpica en medio de temores por el Covid-19

La llama olímpica, símbolo de los Juegos Olímpicos, comenzó su recorrido hacia Tokio desde Fukushima, Japón, con una ceremonia atípica, reducida y sin espectadores

Con los primeros pasos dados por las integrantes del combinado nacional de fútbol femenino de Japón, ganadoras de la Copa del Mundo en el año 2011, comenzó la cuenta regresiva para la inauguración de los Juegos Olímpicos. Esto ocurre luego de que las olimpiadas fueran retrasadas un año debido a la pandemia mundial del Covid-19.

De hecho, la llama para estos juegos ha permanecido encendida desde hace poco más de un año cuando comenzó el protocolo ceremonial frente a las ruinas del Templo de Hera en la antigua Olimpia, Grecia, el 12 de marzo de 2020.

De acuerdo con las autoridades japonesas, este símbolo ha permanecido bajo el resguardo del país desde entonces siendo exhibido en diversos lugares, entre ellos el Museo Olímpico de Japón en Tokio, hasta que el Gobierno de la capital japonesa declaró un estado de emergencia hace unos meses.

Para este año, el evento comenzó en la localidad de Fukushima, ubicada a 240 kilómetros al norte de Tokio, ciudad que fue devastada por el terremoto ocurrido en el año 2011 que trajo consigo un tsunami y el desastre nuclear en marzo de ese mismo año. Bajo el lema «La esperanza ilumina nuestro camino», los organizadores intentan mostrar el progreso de la ciudad en la reconstrucción de la región.

“La llama siguió ardiendo silenciosamente, pero con fuerza, incluso cuando el mundo enfrentó tiempos difíciles durante el año pasado (…) La llama se embarcará en un viaje de 121 días y llevará las esperanzas del pueblo japonés y los deseos de paz de la gente de todo el mundo «, dijo Seiko Hashimoto, presidenta del comité organizador durante la ceremonia.

Un recorrido de cuidado por todo Japón

El Gobierno de Japón, Tokio y los representantes del comité organizador han llevado adelante la realización de los juegos pese a que una parte de la población se opone a los mismos debido al aumento en los contagios por Covid-19 de las últimas semanas.

A pesar de ello, Tamayo Marukawa, ministra japonesa de los Juegos Olímpicos, expresó a los periodistas su deseo de que con el recorrido de la antorcha olímpica “las personas puedan cambiar su sentimiento” hacia la justa del próximo verano.

La primera sección del relevo no tuvo espectadores para evitar grandes multitudes. Quienes quieran verla en otros lugares deben usar máscaras y distanciarse socialmente.

A pesar estas medidas, la agencia de noticias Kyodo alerta que el comité organizador no descarta suspender algunos recorridos si muchos fanáticos se reúnen en los bordes de las carreteras. De igual forma, los organizadores han alentado a los amantes del evento a seguir las transmisiones en línea.