¡Quindío está en la final! A Fortaleza ‘se le fueron las luces’

¡Quindío está en la final! A Fortaleza 'se le fueron las luces'

El juego fue sufrido, el equipo comenzó perdiendo, fue afectado por el juez; vio cómo se apagaban las luminarias del estadio, lo que lo descolocaba en su mejor momento, por la suspensión del juego; pero al final cantó victoria y sigue soñando con la A. Su rival será Boyacá Chicó. 

Con un gol en evidente fuera de lugar, Fortaleza se fue adelante en el marcador en la última fecha de los cuadrangulares, pero el Quindío (pese a que debió jugar hasta contra el árbitro) igualó 1-1 y avanzó a la gran final del Torneo de la Primera B. Los capitalinos se quedaron en el camino. 

Los tantos fueron anotados por Kevin Ademola, en el minuto 28, y por Jesús Figueroa, 45+2. Sin embargo, el árbitro le habría dado el gol a David Cúperman Coifman en propia puerta, por un roce fortuito. 

A falta de 10 minutos para el final, algunas luces del estadio Metropolitano De Techo fallaron y el juego fue detenido durante un cuarto de hora; pero tras la reanudación, los dirigidos por Óscar Héctor Quintabani mantuvieron la igualdad, aunque su rival arremetió. En el último tramo, bajo presión, el portero del Quindío, Matías Cubero se erigió como figura. 

Espera Boyacá Chicó 

Los quindianos protagonizarán la gran final del semestre frente a Boyacá Chicó, que terminó como líder del grupo A, al completar 9 unidades, la última de ellas sumada en la igualdad 0-0 frente a Leones en condición de visitante. El elenco ajedrezado logró 2 triunfos, una derrota y 3 igualdades. Los milagrosos, por su parte, firmaron 3 victorias y 3 empates. El juego de ida sería en Tunja y el de vuelta, en Armenia. ¡Pinta bien! 

¿Qué pasa con los arbitrajes? 

Un yerro del juez central Jorge Tabares Cano daba al traste, en el inicio del juego, con las aspiraciones de los milagrosos, que una vez más se veían afectados por los arbitrajes cuestionables que tantas veces han destruido lo realizado a lo largo del semestre. 
En 2021, cuando estuvo en la A, el equipo se vio afectado por pésimos juzgamientos en distintos juegos, entre ellos los que disputó contra Atlético Nacional, en Medellín, y frente a Atlético Bucaramanga, en Armenia. 

Frente a los verdolagas ocurrió algo inimaginable, el árbitro John Hinestroza pitó un penal en contra de los quindianos por una mano en el área de Jonathan Marulanda, jugador nacionalista: un verdadero sinsentido. Otro año comenzó y la situación no cambió y regresaron las fallas, esta vez en un partido trascendental, pero por fortuna el grupo se sobrepuso y alcanzó su objetivo y avanza en busca de su regreso a primera.

FUENTE LACRONICADELQUINDIO.COM