Negligencia y corrupción mantienen a 250.000 personas en alto riesgo de salud en el Quindío

Imagen noticia

En un comunicado de Opinión Pública Salud en el Quindío en UCI #SaludQuindioenUCI pone en evidencia la gravedad de la salud en el departamento del Quindío en donde se responsabiliza, aparte de las EPS e IPS a la negligencia y corrupción que se mueve en el departamento del Quindío y que mantiene a un gran número de personas en riego de sufrir afectación y de perder la vida por la falta de atención adecuada.

En el comunicado se denuncian los hechos del cierre de los hospitales La Misericordia de Calarcá, el Santa Ana de Pijao y el San Vicente de Paul de Salento. Solicitan la intervención de la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo y Contraloría General de la República.

Igualmente, en el documento firmado por James Benítez Ortiz, trabajador del sector salud del Quindío – Fundación Territorio Libre y en Paz de Circasia; Jhoan Felipe López Castillo, director de la Corporación Ubuntu Territorio y Paz; Felipe Arturo Robledo Abogado, Veeduría Ciudadana Pro-Defensa Hospital la Misericordia de Calarcá Quindío Campaña “Clamor ciudadano por la vida de Salento” y Isegoría – Educadores Unitarios se plantea la situación de los trabajadores de la salud siendo ello “la cadena más débil del eslabón”, solicitan asimismo se active la alerta amarilla en el departamento e invitan a la ciudadanía en general a movilizaciones permanentes en pro de la defensa de la salud y de la vida en el Quindío.

El siguiente es el texto del comunicado.

Deplorable

Los abajo firmantes condenamos los hechos que han llevado a que hoy tengamos en el Quindío una atención en salud deplorable que está poniendo en riesgo además de la salud, la vida misma. Entendemos que hay varios responsables como las EPS que no pagan, e IPS quebradas sin tener el mínimo para dicha atención. Pero adicional a todo ello, debemos evidenciar la negligencia, desconocimiento y/o corrupción que particularmente se mueve en el Quindío, a tal punto que aproximadamente 250.000 personas están en alto riesgo de sufrir afectaciones sobre su salud e incluso su vida.

La Misericordia de Calarcá

No por nada el Hospital “La Misericordia” de Calarcá cerró sus puertas el 26 de agosto de 2021, poniendo en riesgo la vida de todos los Calarqueños y de un País que diariamente se moviliza a través del túnel de la Línea, de allí salieron 54 hallazgos de la contraloría que indicaban corrupción.

Santa Ana de Pijao, San Vicente de Paul de Salento

4 meses sin sueldo

Al mismo tiempo otros hospitales municipales del Quindío elevaban a la Gobernación un número considerable de necesidades para resolver; caso puntual el hospital “Santa Ana” de Pijao en el que a sus operarios llevan más de 4 meses sin pagarles, por lo que la mayoría de contratistas renunciaron, o el de “San Vicente de Paul” de Salento al cual se le asignaron en su momento 450 millones de pesos para fortalecimiento institucional y que aun así a hoy terminó siendo cerrado entre otras por no tener contrato de residuos peligrosos.

Téngase en cuenta que la problemática existente a nivel de salud además afecta a los trabajadores de la salud, siendo ellos el eslabón más débil de la cadena al ser sometidos a trabajos arduos con jornadas extenuantes sin las mínimas garantías laborales; lo anterior también tendrá indefectibles consecuencias en la prestación de la salud.

Atención urgente

Así las cosas, y conscientes de la grave crisis que vive el derecho a la salud en el Quindío y en particular en Salento, expresamos lo siguiente:

Derecho a la salud

1.Solicitamos a la Procuraduría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo y Contraloría General de la República, informar a la ciudadanía quindiana las acciones que se han llevado a cabo para reestablecer el derecho fundamental de la salud en el municipio de Salento Quindío, en los términos que los establece la ley estatutaria 1751 del 2015. De no existir una ruta de restablecimiento de dicho derecho fundamental, solicitamos se active de forma inmediata.

Informe público

2.Solicitamos a la Alcaldía municipal de Salento del departamento del Quindío, se rinda informe público sobre el plan de recuperación de los procesos de habilitación del hospital San Vicente de Paul, como también el plan de acción de dicha administración para la salvaguarda del derecho a la salud en el municipio.

Ejecución

3.Solicitamos a la junta directiva del hospital San Vicente de Paul de Salento un informe sobre la ejecución de los 450 millones de pesos que la Gobernación del Quindío transfirió en el año 2021.

Gobernación

4.Solicitamos a la Gobernación del Quindío que bajo los principios de concurrencia, subsidiariedad y coordinación se socialice de manera amplia el plan de acción para salvaguardar el derecho a la salud en el municipio de Salento.

Alerta amarilla

5.Teniendo en cuenta el déficit de prestación de servicios de salud en los municipios antes mencionados y la carga de atención que tienen las IPS aledañas, solicitamos se active una alerta amarilla a nivel departamental hasta tanto no se mejoren las condiciones para los pacientes y para el personal de salud.

Movilizaciones

6.Exhortamos a la ciudadanía quindiana a movilizarnos permanentemente por la defensa del derecho a la salud, al trabajo digno y a la vida.

FUENTE: EL QUINDIANO