MinDefensa le pide a Claudia López mantener el monumento a Los Héroes “con las mismas características y dimensiones originales”

Este jueves comenzó en el norte de Bogotá la demolición del monumento a Los Héroes. El monumento fue realizado por el escultor francés Emmanuel Fremiet en 1910 y pesa tres toneladas. En principio, se tenía planeado que la escultura fuera llevada al centro de la ciudad, específicamente a la calle 26 con carrera séptima, en el Parque de la Independencia –eso debido a la construcción del Metro–, pero las obras de la calle 26 impidieron que pudiera ser ubicada en esta zona, por lo que finalmente se optó por llevar el monumento hacia el norte de la capital.

Al respecto, el ministro de Defensa, Diego Molano, envió una carta a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, en la que se refirió al traslado: “Con toda consideración, el Ministerio de Defensa Nacional le sugiere y la invita muy respetuosamente a que se mantenga el monumento con las mismas características y dimensiones originales en su nueva ubicación”.

Según aseguró, el monumento, la estatua y el edificio “son un símbolo de gran importancia no solo para nuestros soldados y, por ende, para el Ministerio de Defensa Nacional, sino para todos los colombianos”, puesto que es la representación de un hito en la construcción colectiva como Nación.

Además, afirma que es “un símbolo de la Independencia, ya que es un homenaje dedicado a la memoria de los humildes hombres y mujeres de nuestra patria que dieron su vida en las gestas que lograron la independencia de cinco naciones”.

Se debe recalcar la importancia de esta obra arquitectónica como patrimonio de Interés Cultural Nacional y Distrital para la ciudad de Bogotá”, agregó.

El jefe de la cartera de Defensa destacó adicionalmente que: “Ciudades como la capital de la República deben ser ejemplo de obras que enaltezcan nuestra memoria histórica y nuestro patrimonio. En ese orden de ideas, Bogotá necesita más monumentos que honren el valor de nuestros antepasados y no menos”.

La Alcaldía de Bogotá había anunciado hace unos meses la decisión que se tomó para darle paso a la construcción de la primera línea del Metro de Bogotá, que inició sus obras en días pasados.

Aunque fue retirado de su “hogar” durante las manifestaciones del paro nacional luego de que fuera vandalizado, el monumento se mantiene en buenas condiciones y ya fue restaurado para que llegue a su nueva ubicación próximamente.

Según extrabajadores del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC), hace unas semanas la estatua sí sería reubicada, pero la estructura que estaba en ese momento se encontraba llena de grafitis sería demolida.

La noticia no cayó muy bien en redes sociales, pues varios ciudadanos consideraron que el monumento es un símbolo que se debería preservar.

Desde mediados de 2018 se había planteado la posibilidad de la reubicación del edificio que acompañaba a la estatua del libertador, ya que, de mantener la edificación, el Metro tendría que hacer dos curvas que aumentarían los costos de la obra y afectaría hogares cercanos a la calle 85.

Desde hace varios años se venía pensando en la posibilidad de crear un museo con el monumento, al que los ciudadanos puedan ir para conocer más sobre la Independencia, ya que ese era el objetivo inicial de la construcción, aunque nunca se terminó; la obra cuenta con tres pisos y dos sótanos, que no tienen mucho que ver.

Ahora, aprovechando la coyuntura del Metro de Bogotá, es posible que se empiece a desarrollar un proyecto cultural con estos dos monumentos, aunque se había conocido que la edificación, por su estructura, no podría moverse, así que habría que construirse una nueva.