Lo que le espera a los cultivadores de café en el Quindío

La demanda mundial está en aumento, mientras que se estima que la cosecha en Brasil, el mayor productor de arábigo del mundo, siga disminuyendo.

Varias situaciones a nivel mundial juegan a favor de los caficultores en relación con los precios del producto insignia de Colombia, que en los últimos meses ha estado por encima de $1.400.000 la carga, pero esta favorabilidad podría continuar incluso para el año 2023.

Así lo dio a conocer Fáber Buitrago Patiño, líder gremial del Quindío y delegado al Congreso Cafetero, quien informó que el mercado nacional viene siendo impactado por todo lo que está pasando en Brasil, que como el principal productor de café en el mundo, al tener una contracción en su producción, influye de manera importante en el mercado. 

“En ese sentido, ese país viene de unas sequías el año pasado que aproximadamente redujeron el volumen de la cosecha en más de 10 millones de sacos este año. Sabemos que venía con una producción aproximada de 68 millones de sacos y lo que se va a recolectar son entre 54 y 55 millones de sacos este año, lo que hace que haya una disminución del producto en el planeta”, dijo.

Si bien la situación ha sido difícil para esta nación durante 2021, esta es una anualidad en la que la cosecha allí es baja, al ser reconocido como un país con productividad bianual, lo que quiere decir que un año tiene niveles altos de producción y al siguiente, bajos. En ese sentido, para 2022, que es la vigencia de mayor producción, el panorama no es alentador debido a las recientes heladas, que afectarán precisamente los próximos ciclos.

“Con las heladas de días pasados, se hacen unos pronósticos preliminares de una afectación cercana al 20 % de la producción para 2022. Frente a esto lo primero es lamentar este cambio climático que está afectando a los cafeteros brasileros, pero en lo que nos corresponde, hay unas expectativas de precios importantes, diría hacia 2022 y 2023, que podrían estar por encima de los promedios que hemos tenido en Colombia en los últimos meses”, relató Buitrago Patiño. 

Aseguró que los expertos hablan de que el café va a estar en 1.5 millones la carga, lo que es importante porque le va a permitir al caficultor tener margen de operación y contrarrestar el incremento del costo de los insumos, mano de obra y demás.

“Esperamos que para 2022 tengamos buenos volúmenes de cosecha y podamos capitalizar los precios. Hay una preocupación grande por lo que hemos visto en los últimos días en los que se han incrementado las precipitaciones, lo que es anormal en agosto, que generalmente es un mes seco, con el que los cafeteros esperan que se generen buenas floraciones para la cosecha del próximo año, pero por ahora se estaría viendo afectada”, apuntó.

Subrayó que otra buena noticia que los analistas internacionales han dado es que el consumo mundial venía en aproximadamente 164 millones de sacos y para este año ya se prevé que será cercano a los 169 millones de sacos. “Son 5 millones de sacos más, con esas condiciones estamos viendo que habrá, adicional a una disminución en el volumen ofertado, una mayor demanda que nos ayudará a mantener unos precios buenos”.

Puntualizó: “Hay que aprovechar que Colombia, que viene en unas producciones promedio de 14 millones de sacos anuales, siga con su dinámica de apoyo a la renovación de cafetales y en lo relacionado con fertilizantes, más ahora que el costo es muy alto. Con ese panorama tendríamos 2 años de buenos precios”.

Buenos precios, pero no bonanza

“Los caficultores del país y del Eje Cafetero podríamos decir que pasamos por un momento de buenos precios, pero no de bonanza cafetera, porque por efectos de las lluvias del año pasado, el volumen de las cosechas del primer semestre de 2021 se redujo en un 50 %, adicionalmente el incremento desmedido de los fertilizantes que representan entre el 53 % y 55 % del costo de producción, hace que el caficultor no pueda capitalizar esos buenos precios que hay en el mercado”, informó Fáber Buitrago Patiño.

“Es difícil hablar de precios , pero las expectativas son altas”

Jesús María Franco Betancourt, vicepresidente del Comité de Cafeteros del Quindío, coincide con Buitrago Patiño en cuanto a los precios.  “Es muy difícil hablar del precio del café, porque mañana puede subir o puede bajar, pero definitivamente la afectación en la principal zona de producción de café arábigo en Brasil, primero por una sequía, pues desde 2020 se viene hablando de déficit de agua, y segundo por las heladas pasadas, que ya podemos decir que fueron severas y que afectó bastante los cultivos”.
Manifestó que por estas circunstancias se verán abocados en el mediano plazo a una disminución en la oferta mundial del café, por lo que están expectantes a que haya muy buenos precios en lo que resta del año y por lo menos en 2022. 
“La caficultura brasilera tiene ciclos bienales y definitivamente para el próximo año que es la cosecha importante, estamos esperando un déficit de oferta y el mundo va a demandar más café del que habrá en el mercado, eso puede impactar los precios. Esperamos que la naturaleza nos ayude a tener buena producción en Colombia y en el Quindío para aprovechar la posibilidad de vender bien el grano”, concluyó.