La impresionante historia de joven que se quemó la piel tras usar champú contra los piojos

Se trata de Aleema Ali, de Bradford, Inglaterra, quien en el año 2016, cuando apenas tenía 12, sufrió un accidente casero que le cambió su vida para siempre. Todo sucedió en diciembre de ese año, cuando la joven regresó a su casa de un internado, en donde se contagió de piojos.

Para eliminar los piojos de su cabello, Ali se aplicó un champú medicinal llamado «Full Marks Solution», según se indica en el diario The Sun.

Siguiendo las indicaciones del producto, la joven se lo dejó actuar durante el tiempo sugerido y, mientras tanto, ayudó con las labores del hogar y a sacar los contenedores de basura.

No obstante, entró a la cocina para sacar las bolsas mientras su madre estaba cocinando y no se dio cuenta de que el champú contra piojos era un producto altamente inflamable, por lo que inmediatamente su cabello y toda su cabeza se incendiaron.

Al verse envuelta en llamas, Aleema fue llevada de urgencia en una ambulancia y llegó al hospital 10 minutos después del incidente, en donde permaneción en la Unidad de Cuidados Intensivos y en coma durante dos meses.

“Estuve en coma durante 2 meses por lo que no hubo una reacción inmediata. Poco a poco aumentaron la cantidad de tiempo que estuve despierta», relató la joven.

Pese a la difícil situación, Aleena manifiesta estar agradecida por las circunstancias, pues asegura que este accidente le sirvió para amarse más y ser una persona más segura.

“En cierto modo, ahora me alegro de que esto haya sucedido. Me ha convertido en una mejor persona. Mi amor propio y mi confianza han aumentado rápidamente. Ha cambiado mi vida para mejor. Soy mucho más fuerte, valiente y confiado que antes ”, expresó.

Por el champú contra piojos Aleema sufrió quemaduras de tercer grado en el 55 por ciento de su cuerpo, perdió siete dedos y se ha enfrentado a un proceso de recuperación doloroso con cirugías de injertos de piel, prendas especializadas y medicamentos para ayudarla a adaptarse a la vida cotidiana.

“Mi recuperación fue extremadamente difícil y todavía está en curso. “Todos los días tengo que hacer nebulizadores, humidificadores, prendas de presión, splits, cremas, medicación y mucho más. Me he sometido a cientos de cirugías antes y espero tener más en el futuro”, puntualizó.