Israel se detuvo durante dos minutos para recordar el Holocausto contra su pueblo

Una alarma antiáerea sonó durante dos minutos en todo Israel para recordar que las víctimas del Holocausto vivirán por siempre.

El holocausto no solo tuvo manifestaciones en Israel, también hubo un acto en Auschwitz, Polonia. Foto: Twitter @AgenciaAJNEl holocausto no solo tuvo manifestaciones en Israel, también hubo un acto en Auschwitz, Polonia. Foto: Twitter @AgenciaAJN

El sonido de las alarmas antiaéreas es quizás uno de los más aterradores que pueden existir, lamentablemente son uno de los más populares y lo peor es que, después de tantos años de terminada la segunda guerra mundial, siguen sonando en diferentes latitudes de la tierra.

Durante dos minutos las alarmas antiaéreas sonaron en todo el territorio de Israel, para en señal de homenaje y dolor, recordar a todos aquellos que fueron asesinados solo por el hecho de ser judíos.

Todo se detuvo en Israel con el sonido de la alarma, las tiendas, los autos, las oficinas, todo se paralizó, menos la memoria de los israelitas que recordaron a algún familiar que fue testigo del horror de la muerte, porque son muy pocos los que lograron sobrevivir al Holocausto y todavía se mantienen vivos. 

Los libros de historia se remiten al Holocausto como el aniquilamiento de 6 millones de judíos, así de fría describen la situación, de manera que lo que significa una total abominación termina siendo solo una cifra, fríos números que no tienen corazón, familia y patria.

El Holocausto fue la representación del odio, de lo más bajo del ser humano, del total sin sentido, ni siquiera se les puede considerar a sus gestores como animales, porque ninguno de ellos elimina a tantos de sus semejantes.

¿Fueron realmente 6 millones de personas las víctimas del Holocausto?

La persecución a judíos, comunistas, polacos, rusos, gitanos, homosexuales, discapacitados físicos y mentales fue tal que resultaba imposible llevar un conteo fiel de las personas asesinadas, porque el Holocausto no se llevó a cabo exclusivamente en campos de concentración o en los hornos infernales de los nazis.

La cifra de 6 millones se tomó como referencia a la comunidad judía, pero se estima que fueron casi el doble los asesinados, entre ellos, un millón de niños. Este asesinato sistemático ordenado por Adolfo Hitler y ejecutado con placer por sus oficiales y subalternos fue pensado en 1941, comenzó a desarrollarse en 1942 y se extendió hasta 1945.

La asfixia con gas venenoso, los fusilamientos, el hambre, los trabajos forzados, los ahorcamientos, los experimentos científicos, la tortura y la muerte a golpes, fueron los métodos utilizados por los nazis para asesinar a sus víctimas en medio de un genocidio que debería estremecer a los violentos, pero que a muchos de ellos parece inspirarlos.

En 1946 se habló por primera vez de genocidio, las Naciones Unidas reconocieron el término, el concepto y la práctica en 1948, y fue el polaco Raphael Lemkin su primer impulsor, que denunció en su libro ‘El poder del Eje en la Europa ocupada’ los crímenes de los nazis en los territorios de Europa tomados por la fuerza por su Ejército y sus aliados.

Israel se detiene cada año para conmemorar el Holocausto, léase bien, traer a la mente, no celebrar, porque la aniquilación jamás será una fiesta, sin embargo, son muchos los líderes que quieren entrar al baile y a la orgía de sangre de la guerra y el odio

El Holocausto debería movernos el corazón y hacer que desterremos el odio de él, pero para muchos esto no es más que un hecho histórico, algo que pasó hace muchos años.

FUENTE: COLOMBIA.COM