Hospitalizan por covid-19 a cardenal crítico de la vacunación

Raymond Burke es recordado recientemente por sus fuertes cuestionamientos al papa Francisco.

El cardenal estadounidense Raymond Burke, uno de los críticos del papa Francisco y de sus decisiones, ha sido hospitalizado por covid-19 y se encuentra asistido por ventilador. Así lo anunciaron a través de su cuenta de Twitter, tan solo cuatro días después de que el mismo cardenal informara que había dado positivo. Se desconoce si había recibido alguna de las vacunas.

“El cardenal Burke fue ingresado en el hospital por covid-19 y está siendo asistido por un ventilador. Los médicos se sienten alentados por su progreso. Él rezó fielmente el rosario por los que padecían el virus. En esta vigilia de la Asunción, recemos ahora el Rosario por él”, publicaron el pasado 14 de agosto.

Burke, de 73 años, ha criticado en diferentes momentos el proceso de vacunación y a algunos biológicos, puntualmente el de Janssen. Además, el cardenal compartió información falsa sobre las vacunas.

En mayo 2020, durante un foro en Roma, el cardenal cuestionó la idea de que la vacunación contra covid-19 sea obligatoria. «La vacunación en sí misma no se puede imponer de manera totalitaria a los ciudadanos. Cuando el Estado adopta tal práctica, viola la integridad de sus ciudadanos. Mientras que el estado puede proporcionar regulaciones razonables para la salvaguardia de la salud, no es el último, no es el proveedor final de salud; Dios lo es», señaló.

En el mismo espacio, el prelado hizo referencia a la refutada teoría de conspiración que asegura que las vacunas contra coviod-19 tienen microchips en su interior para “el control de los vacunados”.

Al respecto, es importante aclarar que las vacunas solamente se usan para proteger a las personas de enfermedades que pueden causar la muerte. Los microchips nunca se han usado en las vacunas y no son parte de las vacunas contra el covid-19.

Raymond Burke fue ordenado sacerdote en 1975 por el papa Pablo VI. En 1995, san Juan Pablo II lo elevó a obispo. Y, en 2010, fue nombrado por el papa Benedicto XVI como cardenal.