Filandia y Salento podrían regular entrada de visitantes

Los municipios de Salento y Filandia podrían regular la entrada de visitantes a través de un proyecto que adelanta el Fondo Nacional del Turismo -Fontur- y la Cámara de Comercio de Armenia y el Quindío.

Esta iniciativa pretende que ambas localidades conozcan cuál es la verdadera capacidad que tienen para albergar visitantes en época de temporada alta de turistas.

Con base en esto las autoridades podrán fijar un tope máximo en el ingreso de vehículos y viajeros que llegan desde varias partes del territorio nacional y el extranjero a visitar el ” Municipio Padre” y “La Colina Iluminada del Quindío”.

En los últimos años estas poblaciones han sufrido por el turismo desbordado, que si bien causa un efecto positivo en materia comercial, lo cierto es que genera dificultades de otra índole como la saturación sanitaria y el impacto ambiental.

“El agua potable no alcanza a suplir la enorme demanda, los alcantarillados se colman y los residuos sólidos superan toda capacidad”, aseguró José Manuel Cortés Orozco, director de la Corporación Autónoma Regional del Quindío -CRQ-.

Una medida necesaria

Frente a la actual situación de la pandemia del Covid-19, la alcaldesa de Salento, Beatriz Díaz Salazar, solicitó varias veces al ministerio de Interior la posibilidad de regular el aforo de visitantes para prevenir la propagación de contagios, sin embargo dicha solicitud fue negada en su momento.

Precisamente durante la pasada Semana Santa se pudo evidenciar las gran aglomeración de visitantes, incluso incumpliendo los protocolos de bioseguridad deambulando por las calles de estos municipios, generando un alto factor de riesgo por contagios de Coronavirus.

Por tal motivo, la medida que permita regular el ingreso de turistas y visitantes podría resultar totalmente conveniente, razón por la cual los lugareños de estas localidades verían con agrado el estudio que se adelanta al respecto teniendo en cuenta la emergencia sanitaria que atraviesa el país.