Estudio reveló nuevos hallazgos sobre la vacuna Moderna y su respuesta frente a la covid-19

Una reciente investigación dio nuevos detalles de la reacción en el organismo que tiene esta vacuna.FILE - In this Feb. 25, 2021, file photo, vials for the Moderna and Pfizer COVID-19 vaccines are displayed on a tray at a clinic set up by the New Hampshire National Guard in the parking lot of Exeter, N.H., High School. An untold number of Americans have managed to get COVID-19 booster shots even though the U.S. government hasn't approved them. They're doing so by taking advantage of the nation’s vaccine surplus and loose tracking of those who have been fully vaccinated. (AP Photo/Charles Krupa, File)

Según un nuevo estudio de científicos del Instituto de Inmunología de La Jolla (LJI) en Estados Unidos, la vacuna Moderna contra la covid-19 estimula una respuesta inmune duradera que se mantiene fuerte más de 6 meses.

El estudio, que fue publicado en la revista especializada en salud Science, también señaló que la dosis baja de la vacuna Moderna dura al menos seis meses y no hay ningún indicador de que las personas vacunadas necesiten una vacuna de refuerzo.

También mostró que esta fuerte memoria inmunológica se mantuvo en todos los grupos de edad evaluados, incluso en personas mayores de 70 años, un grupo demográfico especialmente vulnerable a la covid-19 grave. Además, la memoria inmunológica se mantuvo estable y ese fue otro buen indicador de la durabilidad de las vacunas de ARNm según los expertos.En esta fotografía de archivo, un farmacéutico le aplica a una mujer una vacuna Moderna covid-19 en un complejo de apartamentos en Merrillville, Indiana. (Kale Wilk / The Times vía AP, archivo)

“Este momento es crítico porque es cuando se ha formado la verdadera memoria inmune”, explicó la profesora asistente de investigación de LJI Daniela Weiskopf, una de las autoras del estudio, junto con los profesores Alessandro Sette y Shane Crotty.

De hecho, la vacuna Moderna (mRNA-1273) condujo a fuertes respuestas de células auxiliares T CD4 +, células asesinas T CD8 + y anticuerpos durante al menos seis meses después de que los participantes del ensayo clínico se vacunaron por completo, por lo que es probable que la respuesta inmune podría durar mucho más.

La dosis menor también protege

Los investigadores compararon a los pacientes contagiados con coronavirus que se recuperaron con los participantes del ensayo de la vacuna que recibieron una dosis de 25 microgramos de la vacuna Moderna durante los ensayos clínicos de fase 1, respaldados por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, Institutos Nacionales de Salud.

“Queríamos ver si una cuarta parte de la dosis puede inducir alguna respuesta inmune. Tuvimos la oportunidad de recibir las muestras de los participantes del ensayo de fase 1 de Moderna / NIH original que habían recibido dos inyecciones de 25 microgramos de la vacuna, con 28 días de diferencia”, afirmó el primer autor del estudio, José Mateus Triviño, becario posdoctoral en LJI.

Esta dosis de vacuna es una cuarta parte de la dosis de Moderna de 100 microgramos que recibió la autorización de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Si bien los investigadores no saben si esta dosis más pequeña es tan eficaz como la dosis estándar, este nuevo estudio muestra que la respuesta de células T y anticuerpos en el grupo de dosis más pequeña sigue siendo fuerte.

De hecho, los investigadores encontraron que la vacuna Moderna estimula una respuesta inmune adaptativa a la proteína pico del SARS-CoV-2 –un objetivo clave para ellos– casi idéntica a la respuesta del sistema inmune a una infección natural del SARS-CoV-2. “La respuesta es comparable. No es más alto ni más bajo”, señaló Weiskopf.

Este informe no mostró que una dosis más baja de la vacuna proporcione la misma protección que la dosis estándar. “Se necesitaría un ensayo clínico para decirle qué tan protectora es la dosis más baja”, añadieron los investigadores.

La nueva investigación también evidenció el poder de las células T con “reactividad cruzada”, pues en un estudio publicado en Science durante 2020, el equipo de LJI mostró que las células T en personas que se habían recuperado de los coronavirus del resfriado común podían responder al nuevo coronavirus, SARS-CoV-2. Sin embargo, en ese momento no sabían si esta reactividad cruzada realmente podría proteger contra covid-19.

“Comprender el papel de las células T con reactividad cruzada es importante porque las células T desempeñan un papel importante en el control y la resolución de las infecciones por covid”, añadió el profesor Sette.

Para este nuevo estudio, los investigadores encontraron que las personas con células T con reactividad cruzada tenían respuestas de anticuerpos y células T CD4 + significativamente más fuertes a ambas dosis de la vacuna. “Si tiene esta reactividad inmunológica, su sistema inmune puede actuar más rápido contra el virus. Y varios estudios han demostrado que la rapidez con la que reacciona el sistema inmunológico es clave”, explicó el investigador.