Esmeralda andina

Esmeralda andina

Foto : Fotografías de Alejandro Grajales Birding & Herping.

En el estudio “Filogenética molecular y diversificación de colibríes”, publicado en 2014 por Jimmy Adair McGuire de la Universidad de California y 6 ornitólogos más, y luego en el trabajo dirigido por el ornitólogo Frank Garfield “Gary” Stiles, oriundo de Estados Unidos, pero residente en Colombia desde 1990, y 2 colegas adicionales, titulado “Una breve historia de la clasificación genérica de los Trochilini (Aves: Trochilidae): el caos del pasado y los problemas a resolver”, publicado en 2017, se puso de presente que la clasificación de los géneros de los colibríes (que conforman la familia Trochilidae) es muy confusa porque los primeros autores, frente a un diluvio de ejemplares con pocos datos o ninguno, colocaron nombres científicos basados a menudo en caracteres de plumaje superficial, tomados de trabajos gráficos de deficiente calidad artística. Esto llevó a una enorme confusión en la subfamilia, denominadas popularmente sus aves como “esmeraldas”, en especial con el género Amazilia, al que supuestamente pertenece este colibrí, género al que se le asignaban muchas más especies de las que hoy se le reconocen. Eso se llama en Ecología “polifilia”. El trabajo de estos investigadores, apoyados en información filogenética, concluyó en una revisión significativa y a una reclasificación completa.

Por estas razones no es de extrañar que los nombres científicos de la Esmeralda andina hayan sido Trochilus franciae, Agyrtria franciae, Amazilia franciae y ahora Uranomitra franciae, todavía no bien reconocido. Trochilus fue creado por Linneo en 1758 de la misma palabra griega originaria de la denominación de la familia. Agyrtria fue tomado del griego agurtria, que significa recolector, en especial por un sacerdote mendigo de Cibeles, diosa griega de la Madre Tierra. A su turno, Amazilia fue creado en 1843 por el ornitólogo y médico francés René Primevère Lesson, en memoria de Amazili, una bella y ágil heroína peruana asesinada por los conquistadores españoles, cuya historia aparece en el libro “Los incas o la destrucción del Imperio del Perú” de Jean François Marmontel. Y Uranomitra derivado o  ‘uranos’, que significa cielo y mitra que es mitra o tocado que cubre la cabeza. Cabeza azul del cielo, podría decirse.

La descripción y publicación original del ave fue tarea en 1846 de 2 naturalistas franceses muy célebres, Claude Marie Jules Bourcier y Étienne Mulsant. El epíteto del ave, franciae, fue en homenaje a Francia Bourcier, hija del investigador. El ejemplar tipo fue recolectado en Bogotá.

La esmeralda andina, llamada en inglés Andean Emerald, tiene dimorfismo sexual: la coronilla del macho es violeta azulada (de allí su nombre) y la de la hembra es verde. Habita en los Andes entre los 1.000 y 2.000 metros sobre el nivel del mar. Se han identificado tres subespecies Uranomitra franciae franciae: al noroccidente y centro de Colombia; Uranomitra franciae viridiceps al suroccidente de Colombia y al oeste del Ecuador; y la Uranomitra franciae cyanocollis al occidente de Perú.

La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN está en la categoría Preocupación Menor (LC). No figura en la resolución sobre biota amenazada de Colombia.

FUENTE LACRONICADELQUINDIO.COM