En El Uribe hay conflictos por el uso del suelo

En El Uribe hay conflictos por el uso del suelo

Antes del sismo, este sector de Armenia era preferentemente residencial, pero ahora ha cambiado.

El barrio Uribe, antes del terremoto del 25 de enero de 1999, era reconocido como una zona exclusivamente residencial, pero para impulsar la reactivación económica, en el 2009 se autorizó la construcción de hoteles. 

Sin embargo, lo que debía ser una alternativa de crecimiento económico y motivación para que el turismo en la ciudad se fortaleciera, se convirtió en una problemática para sus habitantes por su transformación paulatina. 

Hay 25 de estos establecimientos de estadía temporal, unos más grandes y reconocidos que otros, incluso hay varios en proceso de construcción, pero la queja recurrente de la comunidad es que “se están convirtiendo en moteles y esto, a su vez, ayuda a generar prostitución y una pésima imagen de la zona”. 

Gerardo Ortiz, residente del sector, indicó que se requiere de más acción de parte de las autoridades para que este fenómeno se reduzca, porque se han detectado incluso menores de edad en horas de la noche y de la madrugada. 

“Uno observa que la Policía y la alcaldía de Armenia realizan operativos, revisan estos negocios, pero a los dueños de algunos de estos edificios parece que no les importa, con tal de conseguir ganancias”, resaltó Ortiz. 

Desde la alcaldía de Armenia, a través de la secretaría de Gobierno y Convivencia indicaron que son constantes las visitas a estos escenarios e incluso el año pasado suspendieron algunos de los negocios por “no cumplir con normas sanitarias o con la razón social”. 

Se decomisaron desde colchones que estaban en pésimo estado, baterías sanitarias en condiciones lamentables, y se impusieron comparendos. 

Mantenimiento de vías y parques 

El barrio Uribe es uno de los más antiguos de Armenia, por acá se empezó a construir la capital quindiana, luego de su fundación el 14 de octubre de 1889. 

Su parque es, sin duda, uno de los emblemas de la ciudad, es frecuentado por niños, adultos y personas de la tercera edad, especialmente los fines de semana. 

Gerardo López, habitante de la zona y líder comunal, manifestó que una de las principales necesidades del barrio es la reparación de algunas vías, sobre todo, la calle 27 entre carreras 13 y 14, que está en pésimas condiciones. 

“Son unos huecos que se convierten en un peligro para conductores”, indicó López, al tiempo que solicitó mantenimiento para el parque que está localizado entre las carreras 12 y 13 y las calles 28 y 29. “Se trata de tener el lugar lo más limpio posible, pero algunas de las baldosas son muy resbaladizas, especialmente en tiempo de lluvias por lo que niños y adultos mayores pueden estar en riesgo de accidentes”. 

Así mismo, pidió que los árboles de la zona sean intervenidos: “Ciertos troncos necesitan de recuperación para que el lugar de inmediato adquiera color y alegría”. 

FUENTE LACRONICADELQUINDIO.COM