El nuevo Patrimonio Cultural Mundial que tiene Colombia

El nuevo Patrimonio Cultural Mundial que tiene Colombia

Templos indígenas en las montañas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Foto libro “Los kogui”(Ediciones Procultura, Bogotá,1985).

A finales de noviembre de 2022, el Comité del Patrimonio Cultural Inmaterial de Unesco, reunido en Marruecos, decidió incluir en la Lista de Patrimonio Mundial una manifestación cultural de Colombia. Esto sucede, también, gracias a la gestión de la nueva embajadora ante la 0NU, la líder indígena  Leonor Zalabata, perteneciente al pueblo Ijka, conocidos tradicionalmente como los arhuaco.

El nuevo Patrimonio Mundial se conoce como el “Sistema de conocimiento ancestral de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta” y se une a otros reconocimientos que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), desde el año 2003, viene haciendo al añadir a esa ansiada lista a muchas tradiciones de los diferentes países del mundo, cuyas candidaturas – como patrimonios nacionales que son – venían presentando sus respectivos embajadores.

Colombia tiene bienes y manifestaciones culturales diversas en la Lista de Patrimonio Mundial. Pero el gran dilema que eso evidencia es que tal relación de reconocimientos por parte de Unesco no se conoce regularmente por parte de la mayoría de colombianos. Y tampoco su trascendencia e importancia. Los compatriotas no se informan sobre las características de los sitios ni de las expresiones de patrimonio inmaterial que, con orgullo, están en esa importante mención de carácter mundial. Igual situación se refleja con el Patrimonio número 13 (en orden de inclusión) en esa lista universal de Unesco. O sea, el Paisaje Cultural Cafetero de Colombia (PCCC) y refiriéndose a  dicha desinformación, especialmente, a los quindianos.

El nuevo patrimonio mundial, relacionado con la elevación de importancia concedida a los cuatro pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta – los kogui, arhuaco, wiwa y kankuamo – puede correr el riesgo de entrar en el triste panorama del desconocimiento, lo que no ayudaría en su plan de protección porque, simplemente, no se valora lo que no se conoce y por consiguiente no se cuida. Solo son dos lugares de patrimonio material los más mencionados por los colombianos, esto es: los parques arqueológicos de San Agustín y Tierradentro. Mientras una fiesta (en la categoría de patrimonio inmaterial) permanece siempre en el alma de todos los habitantes de este país, como ocurre con el Carnaval de Barranquilla. Hasta ahora, el patrimonio menos socializado por todos es el más conocido como los “Chamanes Jaguares de Yuruparí”, un reconocimiento que Unesco hizo en noviembre de 2011 a los pueblos indígenas que habitan en la región del río Pirá Paraná, sur del departamento del Vaupés.

La siguiente es la relación de patrimonio mundial de nuestro país, inscrita en la lista de Unesco, señalados esos bienes con las menciones correctas de su denominación, tal cual aparecen en los respectivos registros de inclusión, comenzando con el primero que entró en el año de 1984:

– Puerto, fortalezas y conjunto monumental de Cartagena.
– Parque Nacional Los Katíos.
– Centro Histórico de Santa Cruz de Mompox.
– Parque Arqueológico de San Agustín.
– Parque Arqueológico de Tierradentro.
– Santuario de Fauna y Flora de Malpelo.
– Paisaje Cultural Cafetero Colombiano.
– Parque Nacional Natural Serranía del Chibiriquete.
– Qhapaq Ñam. Sistema Vial Andino. (Este patrimonio es más denominado como Camino del Inca, de 30.000 kilómetros de largo, que Colombia comparte con Ecuador, Chile, Perú y Bolivia).

La segunda relación de Unesco corresponde a la llamada Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial (L.P.C.I.) y en ella están las siguientes tradiciones y manifestaciones de Colombia como Patrimonio Mundial:

– Carnaval de Barranquilla.
– Espacio cultural de San Basilio de Palenque.
– El sistema normativo wayuú aplicado por el palabrero Putchipu’u.
– Músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacifico sur de Colombia.
– He Yala Keti Ola, el conocimiento tradicional (jaguares del Yuruparí) para el manejo de los grupos indígenas del Pirá Paraná.
– Carnaval de negros y blancos de Pasto.
– Procesiones de Semana Santa de Popayán.
– Fiestas de San Francisco de Asís o San Pacho de Quibdó.
– La música vallenata tradicional del Caribe Colombiano.
– Sistema de conocimiento ancestral de los pueblos indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta (el último que ha entrado a tan honrosa Lista).

Igualmente, y como medida de protección catalogada desde el criterio del patrimonio universal, Unesco maneja la figura de Reservas de la Biósfera, dentro de las cuales Colombia tiene algunas de enorme importancia. Ellas son: Parque Nacional El Tuparro, Ciénaga Grande de Santa Marta, Sierra Nevada de Santa Marta, Área Marina Protegida Seaflower y el Cinturón Andino.

La Lista Indicativa de Patrimonio Cultural Inmaterial es otra relación que contempla Unesco como candidatos a convertirse algún día en patrimonio de la humanidad. Precisamente, en ella estaba el patrimonio nuevo de Colombia y allí figuraba, en espera del estudio correspondiente, como “El sistema del conocimiento ancestral de los pueblos arhuaco, kankuamo, kogui y wiwa de la Sierra Nevada de Santa Marta”.

Las otras manifestaciones que siguen pendientes de análisis y estudio por parte de los especialistas de Unesco, junto con algunos sitios de Patrimonio Natural, Arqueológico y Arquitectónico, son los siguientes:

– Cuenca baja del río Chicamocha.
– Canal del Dique.
– Sur de la Provincia de Ricaurte, en Boyacá.
–  Templos doctrineros católicos, en especial la capilla de San Andrés de Pisimbalá.
– Desierto de la Tatacoa.
– Nevado del Huila.
– Parque Nacional Puracé.
– Parque Nacional Tairona.
– Parque Nacional Natural Cueva de los Guacháros.
– Biblioteca Virgilio Barco.
– Sistema Hidráulico Prehispánico del río San Jorge.
– Ciudad Universitaria.
– Puente de Occidente (Antioquia).
– Infraestructura de la United Fruit Company.
– Pueblos de la Sal de Cundinamarca (Paisaje Cultural).
– Vivienda palafítica de la Ciénaga Grande de Santa Marta.
– Encuentro Nacional de Bandas de música de Paipa.
– El proceso de formar y vivir como Nukak (gente verdadera).
– La tradición de celebrar a los ahijados con macetas de alfeñique en la ciudad de Santiago de Cali.
– Carnaval de Riosucio.
– Betscnate’ o Día Grande de la tradición camentsá.
– Cuadros Vivos de Galeras.
– Cantos de trabajo del Llano.
– Manifestación Cultural Silletera.
– Partería afro del Pacifico.
– Gualíes, alabaos y levantamientos de tumba, ritos mortuorios de las comunidades afro del Medio San Juan.

Uno en especial reviste urgencia máxima, el del pueblo Nukak, el último grupo indígena nómada de Colombia, en Guaviare y Vaupés, y cuyo número de integrantes está todos los días más diezmado y tiende a desaparecer. Su inclusión en la Lista de Patrimonio Mundial sería de gran importancia pues configurará el plan de protección de otro de los pueblos indígenas de Colombia, como ha ocurrido con los del río Pirá Paraná y la Sierra Nevada de Santa Marta.

FUENTE LACRONICADELQUINDIO.COM