Cotinga crestirroja

Cotinga  crestirroja

Colaboración especial del Jardín Botánico del Quindío para LA CRÓNICA.

La Cotinga crestirroja es una hermosa ave propia de las regiones montañosas más frías, entre los 2.200 y los 4.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Habita en los páramos y zonas circunvecinas.

Se puede observar en la Sierra Nevada de Santa Marta, en la Serranía del Perijá y en los Andes desde Venezuela al occidente hasta Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.  

Dos científicos franceses, Alcide Charles Victor Marie Dessalines d’Orbigny naturalista experto en malacología (estudio de los moluscos) y paleontología (estudios de fósiles de organismos biológicos) y el Barón Nöel Frédéric Armand André de Lafresnaye, ornitólogo (estudio de la avifauna) y renombrado coleccionista de aves, fueron quienes hicieron en 1837 la descripción y publicación de la Cotinga crestirroja como Ampelis rubro-cristata, para lo cual tuvieron como ejemplar tipo un espécimen recolectado en el municipio de Ayopaya, provincia del mismo nombre, Departamento de Cochabamba, Bolivia. El género Ampelis había sido creado por el gran naturalista sueco Carlos Linneo utilizando el nombre de un ave mencionada por Aristófanes en su comedia “Las aves”, que nunca se pudo precisar de cuál exactamente se trataba.  

La denominación del género cambió de Ampelis a Ampelion. gracias al trabajo de Johann Jakob von Tschudi, un lingüista y naturalista suizo, en su obra “Ornitología”, publicada en 1845, y en la serie “Estudios sobre la fauna peruana” entre 1844 y 1846. Hay, además, en los textos antiguos de los investigadores, una referencia, no bien confirmada, sobre un ave que frecuentaba los viñedos para consumir las uvas y que su nombre proviene precisamente del griego  ampelos, ‘viñedo’. Algunos le atribuyen la mención a Dionisio Piegeta, quien vivió al final del siglo III, en una obra titulada “Sobre los pájaros”  En todo caso, la Cotinga crestirroja es un ave sudamericana que obviamente no tiene esa costumbre alimenticia. Este es uno de los muchos misterios no resueltos de la nomenclatura científica.

El género Ampelion solo tiene dos especies.  

De otro lado, la familia Cotingidae, a la que pertenece, fue publicada en 1849 por el II Príncipe de Canino y Musignano, Charles Lucien Jules Laurent Bonaparte, y comprende 24 géneros.  El nombre surgió del vocablo “catingá”, que en lengua indígena tupí significa ‘ave colorida y brillante’. La familia Cotingidae se circunscribe al Neotrópico, desde el sur de México hasta Argentina. 

El epíteto específico también varió levemente: rubro-cristata a rubrocristatus que, en traducción libre del latín significa ‘de cresta roja’. 

Figura en la categoría Preocupación menor (LC) en los listados de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza UICN. No figura en la resolución sobre especies colombianas en peligro. 

Emociona verla. 

FUENTE LACRONICADELQUINDIO.COM