Corte Suprema pide investigar si incapacidades de David Barguil fueron falsas

El senador presentó las incapacidades médicas entre el 2014 y 2018. La Corte, en medio de una indagación preliminar en contra del congresista, quiere establecer si las firmas del médico que firmó las excusas son ciertas o fueron falsificadas.David Barguil Assis, electo para el periodo 2018-2022 como senador por el partido Conservador / Archivo El Espectador.o Conservador / Archivo El Espectador.

El senador del Partido Conservador, David Barguil, tiene a su espalda a un equipo de investigadores de la Corte Suprema de Justicia que quieren establecer si el congresista presentó varias incapacidades médicas falsas en el Congreso para ausentarse de importantes debates y votaciones. Así lo dio a conocer la Sala de Instrucción del alto tribunal que ordenó una serie de exámenes grafológicos a las excusas médicas.

La decisión se conoció en medio de una indagación preliminar que ordenó abrir la Corte Suprema, por decisión del magistrado Marco Antonio Rueda. El togado le pidió acceso al Consejo de Estado a un largo expediente que se encuentra en ese otro alto tribunal que busca quitarle la investidura al senador Barguil, también por las supuestas incapacidades falsas.

Este diario confirmó que el magistrado Rueda le pidió a su colega en el Consejo de Estado, Nicolás Yepes, que le entregara varios documentos que reposan en su despacho para que la policía judicial de la Corte Suprema pueda analizar si las incapacidades fueron firmadas por la misma persona, si hay diferencias en las firmas y si existen otras evidencias que permitan esclarecer quién las firmó.

Según los documentos del expediente, el médico firmante fue un hombre de apellidos Hernández Saab, pero no se evidencia su nombre. Se trataría del médico del Congreso, Juan Hernández Saab. De acuerdo con la demanda que estudia el Consejo de Estado por pérdida de investidura, entre 2014 y 2018 Barguil supuestamente se ausentó de 63 sesiones plenarias en las que se discutieron proyectos de ley o actos legislativos, sin tener un excusa legítima para hacerlo.

La autora de la denuncia (que estudia la Corte) y la demanda (en manos del Consejo de Estado) que hoy tiene en aprietos a Barguil es la hoy congresista Catherine Juviano quien, antes de obtener una curul, lanzó una campaña que bautizó como #TrabajenVagos. En ella, la entonces periodista hizo un seguimiento a las inasistencias injustificadas de los congresistas, entre ellos, David Barguil.

“Los mismos días que alegaba su incapacidad física para ausentarse de la sesión, se hacía presente en otros lugares y desarrollaba actividades políticas o daba entrevistas a medios de comunicación, de todo lo cual él mismo informaba a través de su cuenta personal de Twitter, de manera que los aducidos problemas de salud que en las peticiones a la mesa directiva afirmaba padecer, lo mismo que los certificados médicos, no corresponden a la realidad, es decir, son ideológicamente falsos”, dice la denuncia conocida por El Espectador.

Entre las pruebas recopiladas por el colectivo #TrabajenVagos, se encuentra la Gaceta del Congreso número 485 de 2014, que registró los movimientos de los representantes a la Cámara en la sesión del 6 de agosto de ese año, en la cual se evidencia la llegada de David Barguil a la reunión a las 4:09 p.m. Sin embargo, para el momento de la primera votación, a las 4:23 p.m., el congresista ya se había retirado del recinto.

Barguil se ha defendido con firmeza en el proceso del Consejo de Estado, que este año arrancó su fase final. La Procuraduría pidió en ese proceso que no se tenga en cuenta la demanda de Juvinao y se mantenga la investidura de Barguil. Ahora, el congresista tendrá que defenderse ante la indagación preliminar que acaba de abrir la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia.