Así abraza el Quindío su futuro: 21 veces en el podio

Así abraza el Quindío su futuro: 21 veces en el podio

Los deportistas quindianos estuvieron a la altura, consolidándose muchos de ellos como los mejores del país. El trabajo formativo y de búsqueda de nuevos talentos continuará.

La delegación cumple una presentación brillante en los Juegos Intercolegiados.

Son 21 metales. En su historia deportiva, el Quindío no había ganado tantos en una fase final de los Juegos Intercolegiados. Las justas terminan mañana y el balance es positivo para los quindianos, que en este certamen tuvieron el compromiso de ser anfitriones y cumplieron con méritos. Hasta ahora la cosecha es de 6 oros, 7 platas y 8 bronces.

Valieron la pena las largas horas de entrenamientos, pues solo así se forjan los campeones. Juan Diego Yepes Restrepo y Santiago Escudero Largo, en patinaje; Adrián Alejandro Mendoza Falcon, en atletismo; Jhoyner Jiménez Palechor, en levantamiento de pesas; Dahiana Colorado Quintero, en paratletismo; y Yarli Alejandra Agudelo Zapata, en ajedrez, ganaron los oros.

Ellos son figuras que alimentan el futuro del deporte del Corazón de Colombia. Se han propuesto marcar diferencia y después de ser los mejores en sus municipios y en sus departamentos, hoy lo son en el país y esa es una marca que nunca se borrará.

Ahora el ente los tiene que cuidar, conducirlos por el buen camino, alimentar en ellos el espíritu de la quindianidad. El gerente de Indeportes Quindío, Fernando Paneso, les hizo un guiño que nunca se había hecho con los vencedores en intercolegiados, un incentivo económico: $500.000 para cada campeón, $300.000 para los subcampeones y $200.000 para los terceros. 

Las platas fueron para los patinadores Santiago Escudero Largo (2), Juan Diego Yepes Restrepo; los atletas Luis Alfredo Hernández Tejada y Kevin András Agudelo López y el pesista Jhoyner Jiménez Palechor (2); mientras que los bronces correspondieron a las atletas María Camila Romero Chaves y Valeria Sofía George López; Dahiana Colorado Quintero, en paratletismo; los judocas Wilmar Camilo Chávez Flórez y Zharick Gómez y Mayra González, en kata; los nadadores Samuel Yepes Londoño y Danna Valeria Patiño Bedoya y el equipo juvenil de tenis de mesa.

Por ellos, hoy este departamento siente orgullo, pues muestran lo mejor de él, convirtiéndose en sus embajadores ante el mundo, en ese futuro del que tanto se suele hablar y hacia el que se avanza a fuerza de sacrificio.

Después de firmar sus gestas, las estrellas volvieron a sus entrenamientos, no se rinden, pues sueñan con dar pasos de gigantes que los conduzca hacia los eventos élite a nivel mundial, incluidos los Juegos Olímpicos, en los que ya se ha ondeado la bandera del Quindío.

Estos Juegos marcaron un antes y un después del deporte formativo en esta región del país. Imdera, hoy dirigida por Wilson Herrera, ha realizado un positivo trabajo con sus escuelas de formación, mientras que las ligas se esfuerzan por encontrar los nuevos diamantes, aunque tengan que esforzarse más que si transitaran por oscuras cavernas; por fortuna, siempre hay luz al final del túnel.

Antioquia, Valle del Cauca y Bogotá dominaron las justas, confirmándose como potencias del deporte en Colombia. Quindío cumplió, y si los más pequeños lo hicieron, la vara quedó muy alta para quienes defenderán los colores quindianos en los XXII Juegos Deportivos Nacionales y VI Paranacionales y que, seguramente, no serán inferiores a la responsabilidad.

Por pandemia, el proceso fue difícil; varios de estos pequeños vivieron de cerca el dolor de la muerte, pero no se amilanaron, sacaron fuerzas de donde no la tenían y demostraron que quienes encarnan el futuro del deporte en el Quindío hoy brillan como el oro

FUENTE: LACRONICADELQUINDIO