$300 millones para mejorar el Centro de Atención y Valoración de Fauna de la CRQ

$300 millones para mejorar el Centro de Atención y Valoración de Fauna de la CRQ

Especies en el CAV, las cuales son atendidas y cuidadas.

Desde el CAV intensifican las campañas pedagógicas en colegios y escuelas para fomentar en los niños y jóvenes el respeto por la fauna y flora.

La Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, tiene a su cargo el Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, CAV, el cual ha venido operando desde el año 2004 y está ubicado en la vereda Aguacatal del municipio de Calarcá. 

El predio fue entregado mediante ordenanza a la CRQ por parte de la gobernación del Quindío. En el terreno comenzó a operar como lugar de paso de las especies, pero desde el 2010 empezó funciona como CAV. 

El subdirector de Regulación y Control Ambiental de la CRQ,  Carlos Ariel Truke Ospina, manifestó que: “Esa área es tan importante por su significancia ambiental, es un área que desde el primer momento de la adquisición ha podido hacer un trabajo a fondo frente a la protección de la fauna que ha sido objeto de incautación, decomisos, rescate y también del tema de flora, ya que allí también llegan los decomisos de madera y de especies florísticas”. 

Objetivos del CAV

Los centros de atención de especies son los receptores de las especies de fauna silvestre que han sido recuperadas por la corporación y las autoridades policivas del departamento, ya sean por rescate, decomiso o incautación.

Martha Mónica Jaramillo Patiño, líder del área de Fauna Silvestre de la CRQ, informó que la finalidad de los centros es rehabilitar a los especímenes incautados por las autoridades de la Policía Ambiental y posterior a ello, realizar un adecuado manejo de la fauna recuperada mediante conocimientos técnicos que potencialicen la conservación de las especies sin poner en peligro el estado de las poblaciones silvestres. 

“Dada la naturaleza de los CAV, es prohibido atender o mantener fauna doméstica en ellos o la presencia de personas ajenas a los profesionales del CAV, ya que existe un alto riesgo de contagio de enfermedades zoonóticas. Por este motivo, el CAV de la CRQ está dentro de la zona rural con una sola vía de acceso vehicular y restringida a cualquier persona que no pertenezca al centro”, informó la líder. 

Desde la subdirección de Regulación y Control ambiental se refirieron a una partida de aproximadamente $300 millones que serán invertidos para el mejoramiento del centro de atención y así poder optimizar los procesos que se están llevando a cabo con las especies de fauna y flora que se encuentran en el lugar. 

“Esas inversiones que se están haciendo van dirigidas a la producción de especies, el tema de manejo o rehabilitación de la fauna incautada, decomisada o rescatada por parte de la CRQ. Esto involucra a un personal con idoneidad para este trabajo tan importante y todo lo que tiene que ver con los equipos de refrigeración, alimentación y mantenimiento de la infraestructura que va directamente relacionada con la rehabilitación, especialmente con el tema de fauna, para lograr de alguna manera introducir y liberar en sus zonas de distribución la fauna que ha sido objeto de esas actividades anteriormente mencionadas”, informó el subdirector. 

Tráfico de fauna silvestre

La CRQ, mediante el CAV ha recibido más de 8.000 especímenes, fruto de la incautación por tráfico de fauna silvestre. Según informó la líder de fauna silvestre: “los especímenes son atendidos en el momento del decomiso por profesionales especializados en manejo de fauna silvestre y luego de protocolizar la incautación o decomiso, son valorados y trasladados al CAV donde son recibidos y se les abren hoja de vida con historia clínica, historia biológica y seguimiento nutricional, permaneciendo en condición de arribo mientras son sometidos a pruebas paraclínicas y exámenes que permiten al médico veterinario determinar el estado clínico del espécimen, al biólogo la condición de impronta en que se encuentra y a su vez al zootecnista la adaptación de una dieta que le permita su manejo”. 

Así mismo, Jaramillo Patiño informó que la situación de las especies a la hora de la llegada al CAV, presentan altos niveles de impronta, lo cual dificulta mucho el proceso de rehabilitación y algunos nunca alcanzan la condición física biológica y nutricional para poder regresar al medio natural.

Educación ambiental

Desde la CRQ se han fortalecido las campañas de educación ambiental para formar a los niños y jóvenes en lo relacionado con la conservación de la fauna silvestre y la vida natural que los rodea.

Según indicó el subdirector: “uno de nuestros proyectos se llama ‘Fauna al aula’, este es un programa que ha venido trabajando la corporación, donde definitivamente hay que empezar a trabajar con los jóvenes y los niños para ponerles en conocimiento respecto a la fauna silvestre. Para que ellos entiendan que nuestra casa no es la casa de nuestra fauna silvestre. También tenemos un proyecto de estar permanentemente en aeropuertos y terminales haciendo un tema de control y de educación, en donde hablamos con los conductores y con las personas que están comprometidas en ese ir y venir de la movilidad, para que ellos sepan que también son objeto de ser utilizados en una actividad ilícita de tráfico de especies silvestres”. 

La líder de fauna silvestre de la corporación puntualizó: “por lo anteriormente descrito, es que se han incrementado las campañas de educación y sensibilización para evitar que sigan siendo extraídos de los bosques más individuos de la fauna silvestre colombiana y que sigan siendo sometidos a cautiverio. Muchos de estos especímenes jamás volverán al medio natural”.

LA CRONICA DEL QUINDIO